"Si no hablan de ti, no eres nadie."
- Blair Waldorf

26/1/11

Un paso de baile (capitulo 8)

Pedro observaba a la señora que les estaba diciendo todas aquellas condiciones del campamento. Sus ojos se le cerraban del cansancio que tenía encima. Llevaba despierto desde muy temprano para coger el avión y sus párpados querían cerrarse y sumirse en un profundo sueño. Apoyado en la asa de su maleta, escuchaba.
De repente, su nombre le hizo salir de sus pensamientos, y fue hasta su grupo de cabaña. Había cuatro niños aparte de él, y su cabaña era la número 3. Un monitor les dijo que le siguieran, y éste se adentro por un camino que rodeaba el inmenso lago, y que llegaba hasta la otra orilla. El camino estaba lleno de árboles, grandes, verdes. Entre todos ellos formaban como una especie de túnel por el que se escuchaba solamente a la naturaleza. Si, realmente, era bonito. Después del camino, llegaron a una pequeña explanada, donde se situaban las cabañas. Éstas eran de madera, y se disponían en círculo dejando entre ellas una pequeña zona dónde, según explicaba el monitor, algunas noches se harían fogatas y se cantarían canciones. Llegaron a la puerta de la número 3 y esta se abrió con un leve empujón. Por dentro no era nada del otro mundo: cinco camas, unos estantes, y una puerta que Pedro intuía que se trataba del baño.
- So, this is it.
Seguidamente el monitor salió de la cabaña y los dejó allí a todos.
- Hi, I`m Pedro.
- I'm Carlos
- And I'm Jeff
Los dos que faltaban por presentarse parecían tímidos.
- My name is John, and this is my brother Luis. He's mute. So, I'll translate his words.
Luis, seguidamente le hizo unos gestos con las manos. Jonh asintió varias veces y dijo:
-He says that is nice to meet you.
Pedro sonrió y le pareció muy interesante tener un compañero con esa deficiencia. Seguidamente, empezaron a repartirse las camas, y sacó su cámara del bolsillo de su macuto y decidió ir a hacer varias fotos del paisaje, aquello era maravilloso.
Cuando salió de la cabaña, las pocas nubes que habían quedado de la lluvia que había caído aquella mañana habían desaparecido. Vio que a lo lejos había un pequeño muelle, y fue hacia éste. Mientras que caminaba, cantaba una canción que se le había pegado hoy en el avión... <<¿ Cómo era?>> pensó inquieto Pedro, odiaba eso, ya que hasta que no lo recordase no podría estar relajado. Llegó al muelle, y se sentó en el borde. Las zapatillas Adidas colgaban, pero no llegaban a rozar la cristalina agua del lago.. Sacó la cámara del bolsillo y pulsó el botón.
- ¿Qué haces?
Pedro se volvió y vio la cara sonriente de una chica.
- Solo hago una foto.. ¿ Quién eres?
La chica estaba nerviosa, y se reía continuamente. ¿Que le importaría lo que estuviera haciendo?  Dirigió la mirada por detrás de ella, y vio a sus amigas todas en un corrillo. Odiaba esas situaciones. Siempre que le venía la típica pesada que se creía muy guapa a intentar llamar su atención la ignoraba.
- Soy Elisa, ¿y tu?
- Pedro.
La chica alargó su mano y se la estrechó.
- Perdona, pero me tengo que ir- le dijo él
Se levantó antes de que ella pudiera responder y se dirigió hasta las cabañas, acababa de ver a alguien que le gustaba mucho mas que aquellas chicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario